lunes, 4 de enero de 2010

FINANCIACIÓN

Alguna de las preocupaciones iniciales cuando inicias un proceso como este están directamente relacionadas con la financiación: ¿dispondré del dinero suficiente para poder realizar el cortometraje?; ¿cuánto dinero propio estoy dispuesto a invertir?; ¿valdrá la pena?

El pasado 21 de diciembe solicité la Ayuda a la Producción Audiovisual que el Gobierno de Aragón otorga a proyectos de ficción para el año 2010. Espero que el dossier del proyecto que entregué esté a la altura de la ocasión, ya que disponer de una dotación económica externa abre sobremanera el abanico de posibilidades para disponer de los medios y equipos óptimos para alcanzar los objetivos marcados, y además obliga a realizarlos.

No será la única subvención que solicite. Estaré pendiente también de la del Ayuntamiento de Huesca, pero más allá de estás, tampoco estoy al corriente y tendré que preguntar a compañeros con más experiencia.



No obstante, para mí, igualmente importantes que las ayudas oficiales son las colaboraciones o patrocinios parciales de empresas privadas que puedas conseguir. Este trabajo es bastante duro porque vas con la cara por delante. Y, aunque tratas de embaucar a gente cuyo interés habitual por lo que estás haciendo es bajo, tiene de positivo que cada apoyo que consigues así proporciona una satisfacción terriblemente grande ya que, a este nivel -el de los cortos-, en sus decisiones pesa más lo personal hacia uno que lo comercial hacia su producto. ¡Y no puedes fallarles!. De ellos puedes conseguir, entre otros, el vestuario de los protagonistas, la decoración del apartamento, los coches donde irán los malos, o la comida y bebida del equipo los días de rodaje. Los nombres o logos de sus productos y establecimientos aparecerán junto al de tu cortometraje cuando consigas que se hable de él. Ójala ocurra. Sería, sin duda, bueno para todos.

No hay comentarios: