viernes, 23 de septiembre de 2016

CARTA DE AGRADECIMIENTO "DESCUBRIENDO A MOSÉN BRUNO"

mb. Foto parte equipo noche ultimo dia ok Parte del equipo en la última noche del rodaje. Guillermo, Sebastián, Arturo, Dani, Irene, DavId, Eva, Elisa, Alba Jessi, Diego, Maxi, Iván, Elba y Alex (desenfocado) Foto. Alex Calderón


Carta que escribí "en caliente" hace ya hace un mes  y que no había publicado, enfrascado como he estado en el montaje (con el que estoy gozándolo). Reflexiones tras el rodaje.

Por Maxi Campo

"Han pasado ya 10 días desde que terminó el rodaje y hasta hoy martes 9 de septiembre no había podido ponerme con la captura del material rodado. He dedicado este tiempo a continuar la búsqueda de financiación. El caso es que han pasado los días y ya estoy más templado, ya me he liberado de la presión que me ha mantenido tan tenso estos últimas semanas, ya he vuelto a la tierra. No quería pensar mucho al respecto, pero el margen de error eran tan pequeño, teníamos un plan de rodaje tan condensado y exigente, que las posibilidades de que algo saliera mal o muy mal eran muy altas. Sin embargo todo ha ido genial. Y tomar consciencia de lo afortunado que he sido por eso lleva su tiempo. Yo siempre he pensado que la suerte es el cuidado de los detalles. Pero la comunión de factores que han permitido que “Descubriendo a Mosén Bruno” pudiera rodarse en poco más de 4 días y cuatro noches supera cualquier consideración previa sobre la suerte y el trabajo. Como dijo el último día de rodaje Jesse, este proyecto parece tener una energía especial, algo que predispone favorablemente a que las cosas ocurran. Y lo dijo porque, de forma muy evidente, hasta la lluvia pareció respetar nuestras necesidades. Terminar y comenzar a llover. Parar de llover, y hora de reanudar. Un día; y el siguiente.

Y es que en los últimos meses todo ha ido muy rápido y como a pedir de boca. Así que siento la necesidad de dar las gracias personalmente a todos los que han hecho posible que estemos ahora donde estamos.

Gracias Ismael Juste. Amigo y compañero de fatigas desde el principio, cuando todo era aire. Fuimos mucho tiempo sólo los dos, proyectando, imaginando, buscando apoyos. Sin tu soporte, trabajo y paciencia nada de esto hubiera ocurrido. Te debo una. Más de una.

Gracias a Lucía Mur, todo un descubrimiento. Tenía claro que, con la distancia que nos separaba de la localización, una vecino o vecina de Saravillo que quisiera echarnos una mano era tan necesario como imprescindible. La misma noche en la que contacté con ella por email a través de un amigo común, se sumó al proyecto. Imprudente de mi, aún no era nada viable y ya había a una persona a la que decepcionaría si la cosa no iba para adelante. Pensé eso muchas veces, que tal vez me precipité. Desde entonces no ha habido una sola cosa que le hayamos pedido que no la haya conseguido. Ni una sola.

Gracias a Javier Moreno, al que conocí al mismo tiempo en el que me rondaba por la cabeza abandonar, desesperado ante el paso de los días sin avances significativos ni noticias favorables. Y no hace tanto de esto. Sería a mediados de mayo. Bendita casualidad. El primer día ya le dije que lo quería. Y es que él era la pieza que el proyecto necesitaba. Eso lo sentí enseguida. Por fortuna para nosotros decidió y pudo sumarse. Un esfuerzo digno de admiración. Y desde entonces las cosas positivas no han parado de suceder.

Gracias a Diego Lor, el día que Javi nos presentó y coincidimos los cuatro, Ismael y yo tuvimos la seguridad de que esto ya no lo iba a parar nadie, había equipo. Al que pronto se sumo Silvia Sobrino, eficiente e incansable. Y el potencial de producción no tardó en demostrarse.

Gracias a Janfri Topera. Fue la primera incorporación artística al proyecto. Fue desearlo y conseguirlo. Un excepcional actor de talla nacional que encajaba como un guante en el papel iba a interpretar. Y estaba dentro. Primer punto conseguido.

Gracias a Jesse Johnson. Escribí la historia por él y para él. Sin saber dónde vivía. Ni saber quien era. Me gustaba mucho él y su trabajo. Pero claro, estaba soñando. Y no tenía “plan b”. Es difícil de entender qué hay dentro de un tipo que decide volar desde Los Ángeles hasta Saravillo exclusivamente para rodar un cortometraje de bajo presupuesto con desconocidos, de forma tan entusiasta y poniendo las cosas tan fáciles. La sensación de rodar escenas con él tal y como las había imaginado aún no lo he asimilado. Un regalo caído del cielo. Y de sol a sol. Él es el 95% de lo que el cortometraje consiga. Yo eternamente feliz y agradecido.

Gracias a Alba Gallego, Irene Alquezar y Kike Lera. Para mi ha sido un placer trabajar con vosotros. Sólo nos ha dado tiempo a eso, pero ya habrá más ocasiones. Como Jesse, Irene era “fija” para el papel de Marta. Dos de dos. De momento me conformaré con seguir disfrutándoos en el montaje. Brillantes.

Gracias a Dani Orta y Arturo Pellicer. Contar por primera vez con un equipo de sonido independiente y de primer nivel, y la impresión que me transmitieron al conocerles, me terminó de convencer por apostar, una semana antes del rodaje, por un formato de grabación de vídeo mayor al que teníamos presupuestado, y dar el salto al cine digital. Su nivel era alto, había que tratar de estar a la altura. Decisión que no pudo ser más acertada.

Gracias a David Asensio. Amigo y compañero incondicional de proyectos. Un maestro en fotografía y composición. Un amante del cine. Un mago de la imagen. Su lema podría ser: “Soluciones, no problemas”. Profesional de dilatada experiencia internacional optimiza al máximo los humildes recursos que en mis proyectos podemos permitirnos. Y en tiempo record. Da gusto verle trabajar. El primero que se alegró por apostar por una cámara mejor. Una mina para el aprendizaje. Y junto a él vino Sebastian Vanneuville, “conexión mejicana” de alto voltaje. Un tándem perfectamente compenetrado y eficiente. Espectacular.

Gracias a Alex Calderón, Iván Ara, y Elba Mairal por haber querido formar parte de esta aventura a costa de vuestras vacaciones y cubrirme tan bien las espaldas. Os darías cuenta que sin vosotros el asunto me habría desbordado. Sentiros cerca da seguridad. Grandes en lo profesional y en lo humano. Este tipo de cosas uno no las olvida nunca.

Gracias a Eva García y Elisa García por querer sumar vuestro trabajo al proyecto con tanta pasión y eficiencia. Debo confesar que nunca había contado con peluquería y maquillaje profesional en anteriores proyectos. Sube el nivel.

Gracias a” Juanillo” Remacha por sumarte también al carro por sorpresa para mi. Venías unos días para echar una mano y decidiste no irte porque te diste cuenta que eras imprescindible. ¿Qué hubiéramos hecho sin ti? Eres un tipo genial y positivo. Y lo sabes. Y eso se transmite dónde estás. Tampoco lo olvidaré.

Gracias a Guillermo Marcos y a la madre que te parió, que fue la que la nos brindó la posibilidad de contar contigo esos días, así, casualmente. Espero que te resultaran entretenidos y útiles. Y lo que te venga después sea todavía mejor.

Y gracias a Tatoño Perales por venir de propio a ayudarnos la noche más complicada de gestionar para nosotros. Los amigos de mis amigos son mis amigos. Grande.

Por supuesto, muchas gracias a otros tantos nombres propios que estos días se han implicado en el proyecto tanto como nosotros: Carlos, Joaquín, Ángel Luís, Julio... y otras tantas casas de Saravillo que nos lo han puesto tan fácil. Espero que el resultado os satisfaga a todos."





MB Patrocinio 2 CORONA

MB.Patrocinio 1 Central
Dossier_MB_ESTRENO gener

creditos mecenas_01806

No hay comentarios: